viernes, 31 de octubre de 2014

DE LA PASIÓN POR VOLAR:

En el Salón dedicado a la mujer, Del Museo Universitario de Tecnología Aeroespacial de Córdoba  la profesora Verónica María Ferraris nos muestra  la licencia de piloto civil de María del Carmen Ferrer Serrano, y añade en su exposición, parte de la historia de la aviadora cordobesa.

Surge naturalmente del diálogo entablado con la secretaria técnica del museo, los comentarios acerca de la solidaridad y coraje de la piloto…. Y luego el interés por conocer como había elegido su vocación.

  
Continúa Verónica, diciendo que: MARIA DEL CARMEN había nacido el 10 de diciembre de 1919 en Córdoba. Su crianza se desarrolló  en una época particular, en que a la mujer no se le permitían muchas cosas.

Hermana de un aviador militar,   le presenta a un colega: “Emito”, quien fuera su novio durante más de tres años y con el que,  también tomaron la decisión de casarse. Lamentablemente muere trágicamente, 15 días antes de su casamiento… Ella se enteró escuchando la radio, mientras cosía su ajuar. 

  
Eso fue en 1939, y en 1941 inició el curso de aviación….
Su novio había viajado  a Paraná, motivado por su gran pasión aeronáutica, colaboró estudiando los defectos que presentaban los aviones “Curtis” (11), traídos de EE. UU, probando fallas que presentaban y creyendo haberlas solucionado, se ofrece a probarlo, y a poco de despegar, explotó en el aire (3-8-39), muriendo en el siniestro.


María del Carmen, obtuvo  el 18 de diciembre de 1941, el brevet de aviadora categoría “A”, es decir piloto aviones a motor; su primer vuelo fue en el avión Focker Wulf, matrícula LV-EDC. El brevet y la licencia fueron otorgados por la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil, y suscripto por Teodoro Fells.
Esta circunstancia fue un verdadero desafío a las costumbres de la época, como haber alcanzado el inmenso honor de ser la primera aviadora mujer de Córdoba, en un ambiente social en que esa actividad no estaba permitida al sexo femenino.

En una entrevista con  Lizi Zurro Ferrer, una de sus hijas, la misma recuerda  que “Ella no hablaba mucho de su pasado, pero sí expresó varias veces que volar la hacía sentir libre”. Sabe que su madre fue una mujer valiente, atrevida, desafiante. “Absolutamente transgresora, no la frenaba el qué dirán”, resume.
La misma hija de la piloto, aseguró en una nota enviada al diario La Voz, que: “La primera aviadora civil de Córdoba había sido su madre, María del Carmen Ferrer Serrano”. Expuso que, el 18 de diciembre de 1941 apareció en estas mismas páginas una nota titulada “Nuevos pilotos civiles se recibieron ayer”, y que entre ellos se citaba a Ferrer Serrano –ya fallecida– como la primera mujer en lograrlo.


Agregó además que en la revista Mundo Aeronáutico de febrero de 1942 se hizo referencia en un artículo “que Córdoba tenía a partir de ese momento seis nuevos pilotos, entre los que figuraba el nombre de su madre como primera mujer breveteada en esta provincia, aclarándose en la misma nota que Ligia Vich era otra de las alumnas que habría de obtener en poco tiempo más su brevet”. Siendo dicha aclaración realizada en el contexto de un artículo periodístico publicado en el que, Vich se proclamaba primera aviadora. Con tal motivo la aclaración de parte de su hija con la totalidad de las pruebas necesarias que acreditaban la circunstancia.

En el mes de junio del año 1945 se casó con Juan Carlos Zurro, a quien conoce por medio de su gran amiga María Ventura Torres. Sus hijos María del Carmen, María Cristina, María Laura, Marta Susana, Elizabeth, Mónica y Juan Carlos sienten mucho orgullo de su madre a quien la vida no le fue nada fácil por lo que necesitó del mismo coraje para hacer frente a lo que le tocó.
María del Carmen Ferrer, con 22 años, fue la primera mujer cordobesa que obtuvo el distintivo de piloto de aviación civil. El 18 de diciembre de 1941, en el Aeródromo Las Playas, fue su vuelo inaugural.

Su carácter, decisión, fuerza interior le permitió el logro, más allá de lo que pensaran los demás, y más aún lo que intentara su propia familia para que dejara de lado la idea.
Haber sido la primera aviadora-piloto de la Provincia, enorgullece a co-provincianos, y a sus  familiares, transformándose en una pionera de las  mujeres cordobesas.

Finaliza el relato, Verónica, diciendo que: María del Carmen había fallecido  en el año 1999, tres meses antes de cumplir sus 80 años. 

Y que, en su honor , cuando se cumplieron 72 años de su primer vuelo, se hizo una ceremonia en la Fábrica de Aviones (Fadea S.A. Córdoba), en el Centro de Ensayos de vuelo, además de la entrega de un recordatorio a sus familiares. También estuvo presente, el instructor de aquella época, suboficial Zenón Pereyra, Karina Villafañe Gatica, historiadora aeronáutica, y Juan Ignacio San Martín, representando a Fadea.

Además de las donaciones que su familia hizo al Museo Universitario de Tecnología Aeroespacial de Córdoba  , en el Museo de las Mujeres -Rivera Indarte 55-, se habilitó un sitio con documentos y fotografías que dan cuenta de la historia de la primera aviadora civil cordobesa.



Lic. Susana Moreno
Oficina de Género
Liceo Aeronáutico Militar


[2] http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/quien-fue-primera-aviadora-cordobesa
[3]op.cit. Sra. Lizi Zurro Ferrer

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.