miércoles, 25 de febrero de 2015

El cadete San Martín

El Gral José Francisco de San Martín dio sus primeros pasos en la carrera de las armas en España, donde se enroló como Cadete en 1789. 
 José se formaría durante casi seis años, en la escuela de las Temporalidades de Málaga, sucesora del colegio jesuita de la calle de la Compañía  de Jesús,  a 300 metros de la casa paterna de Pozos Dulces. 
Desde los seis hasta los trece, vivió José en la sencilla casa paterna y en el rudo cuartel de aquella Málaga de cincuenta mil almas, alegre y movida cara al Mediterráneo, con vestigios árabes. En la mezcla de bullicios españoles, arábigos, bereberes y de navegantes de todos los mares, se sumergía su espíritu, que lo predispuso a la práctica de  la tolerancia. Todo influía en la mente y el alma de José, contribuyendo a forjar su vigorosa personalidad.
Se le admitió, como cadete, teniendo once años y cinco meses. Allí su entrenamiento combinó conocimientos teóricos, de la mano de un “maestro de cadetes”, y experiencia práctica, prestando servicios en África del Norte. 
La participación de España en la coalición contra la Francia luego de la muerte del Rey Luis XV, generó una reorganización del Ejército Español que debió incrementar su efectivo de oficiales. Este hecho provocó en 1793 el ascenso adelantado de algunos Cadetes al grado de Subteniente; entre ellos, injusticia transitoria mediante, estaba San Martín.
La formación de los cadetes estaba a cargo de un oficial de "talento, experiencia y genial amor a la profesión", conocido como "maestro de cadetes". Ella se basaba en las famosas Ordenanzas promulgadas durante el reinado de Carlos III, que tendrían vigencia en el Ejército Argentino prácticamente hasta 1882, y que aún hoy mantienen su influencia en muchas prescripciones reglamentarias.
La preparación profesional del cadete San Martín combinó los conocimientos teóricos con la experiencia práctica en campaña; así prestó servicios en África del Norte. Primero fueron 49 días en Melilla (Marruecos) y después 17 en Mazalquivir (Argelia). Y muy pronto tendría su bautismo de fuego, también en tierra africana. (1)
Su accionar castrense en la península se extiende hasta el 4 de setiembre de 1811, cuando se retira con el grado de teniente coronel. Su primera incursión bélica se produjo en 1791 durante el sitio de Orán (Argelia).
A partir de allí, no deja de intervenir en distintos enfrentamientos armados:
  • entre 1793 y 1795, con el grado de subteniente lucha contra el gobierno revolucionario francés;
  • en 1797 y 1798, siendo ya teniente, lucha a bordo de buques españoles contra la flota inglesa;
  • en 1801 lucha contra Portugal en la "Guerra de las Naranjas" y a partir
  • de 1808 pelea contra las fuerzas napoleónicas.
En 1811, tras 22 años sirviendo en el ejército español, San Martín toma la decisión más trascendente de su vida: retornar a su patria para libertarla del yugo. En el ejército nacional incorporó algunas cosas del español, como por ejemplo, los colores de su Regimiento (celeste y blanco).
 El alma militar de San Martín, como el de generaciones posteriores y una anterior, se forjó en la letra y el espíritu de las "Sabias Ordenanzas", promulgadas veinte años antes de su ingreso, único libro que el primer día le hizo comprar el maestro de cadetes. Las "Ordenanzas Militares" eran la doctrina moral y del servicio, la norma de vida militar para el soldado y el oficial.(3)
*Con motivo de conmemorarse el día 25 de febrero, el natalicio del 

Gral. José de San Martín 

dedicamos éste artículo a todos los cadetes de 

los institución de formación *

(1)http://www.colegiomilitar.mil.ar/rediu/pdf/ReDiU_1030_art3-San%20Martin%20Cadete.pdf
(2)http://www.todo-argentina.net/biografias/san_martin/soldado_de_espana.htm
 (3)http://www.sanmartiniano.gov.ar/documentos/documento033.php

1 comentario:

  1. Nacido en Yapeyú, pueblo de las antiguas misiones jesuiticas, el 25 de febrero de 1778 y muerto en Boulogne-sur-Mer (Francia) el 17 de agosto de 1850, el general José de San Martín es una figura de excepcional relieve en la historia de la independencia americana.

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.