lunes, 19 de octubre de 2015

Por primera vez una mujer se convirtió en general

María Isabel Pansa (1961) es militar, licenciada en sistemas y psicóloga argentina que se convirtió en la primera mujer en ser propuesta por el Poder Ejecutivo para alcanzar en vida el grado de general del Ejército Argentino.[1]
A través del Decreto 2161/2015, se promovió al grado inmediato superior a la Coronel María Isabel PANSA (D.N.I. N° 14.774.130), con fecha 31 de diciembre de 2014. Esta promoción, surgió como consecuencia de eliminarse por decreto, la barrera que impedía a los efectivos del cuerpo auxiliar femenino del Ejército superar el grado de coronel.

El ascenso de Pansa tiene ribetes históricos, ya que hasta ahora sólo una mujer había alcanzado el grado de general del Ejército. Se trata de Juana Azurduy, quien recibió las palmas post mórtem y por decreto del Poder Ejecutivo. En su tiempo,  el prócer argentino Manuel Belgrano, había proclamado “generala del Ejército argentino” a la Virgen de la Merced.
La promoción fue aprobada por unanimidad y todas las bancadas destacaron la idoneidad de la militar para obtener el ascenso.

Pansa, de 54 años, es licenciada en Sistemas, por la Universidad de Belgrano, y hace tres años se graduó de psicóloga en la Universidad de la Marina Mercante. Es una de las tres edecanas de la Presidenta. Las otras dos son la capitán de navío Claudia Fenocchio (médica y odontóloga), por la Armada, y la comodoro Silvina Noemí Carrascosa, por la Fuerza Aérea. Las tres dependen del jefe de la Casa Militar, teniente coronel Agustín Marcelo Rodríguez, cuya misión es garantizar la seguridad de la Presidenta y sus familiares directos, así como de la Casa de Gobierno y la residencia de Olivos.
"Está perfectamente habilitada para ser generala. A sus méritos profesionales suma su calidad humana", dijo el teniente coronel Rodríguez, su superior en la Casa Militar, que tiene rango de secretario de Estado.

La edecana ingresó al cuerpo auxiliar femenino del Ejército en 1982, mientras el país atravesaba la Guerra de Malvinas, al realizar el curso de formación que se exige para ingresar al escalafón profesional y que en ese momento duraba tres meses (hoy se extiende a seis). En diciembre de 2007 fue designada edecana de la Casa Rosada.

En general, los profesionales que se suman a las Fuerzas Armadas son médicos, odontólogos, abogados, ingenieros, contadores y licenciados en Sistemas y en Comunicación. "Las vacantes para acceder al generalato son limitadas. Habitualmente asciende uno por especialidad en cada fuerza y no en todas las especialidades". Por ejemplo: un médico puede llegar a conducir la Dirección General de Sanidad y un abogado puede llegar a ser director general de Asuntos Jurídicos.

En el caso de la coronel y licenciada Pansa, algunos consideran poco probable que una vez finalizada su función como edecana pueda ser destinada a un cargo de conducción en una unidad del Ejército.[2]


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.