miércoles, 2 de diciembre de 2015

Día de la Aviación Civil Internacional

En 1996, la Asamblea General proclamó el 7 de diciembre Día de la Aviación Civil Internacional e instó a los gobiernos y a las organizaciones nacionales, regionales, internacionales e intergubernamentales a que adoptasen las medidas oportunas para celebrar este Día mediante la (resolución 51/33 del 6 de diciembre).
El Día había sido declarado en 1992 por la Asamblea de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), un organismo especializado de las Naciones Unidas, con el fin de destacar la importancia de la aviación civil internacional. 
La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI)fue creada en 1944 para promover el desarrollo seguro y ordenado de la aviación civil internacional en todo el mundo.
Formula las normas y reglamentos necesarios para la protección, seguridad, eficiencia y regularidad, así como para la protección del medio ambiente de la aviación.
Constituye un foro para la cooperación en todos los campos de la aviación civil entre sus 191 Estados miembros. 1
Los requisitos básicos para obtener la licencia de piloto comercial son aprobadas a nivel internacional por la Organización de Aviación Civil Internacional, OACI, sin embargo la aplicación real varía ampliamente de país a país.
De acuerdo con la OACI, para obtener una licencia de piloto comercial, el solicitante debe tener una licencia de Piloto privado, haber recibido formación en las áreas de un piloto comercial, y completar con éxito los exámenes escritos pertinentes.
El aspirante debe de tener como mínimo, 18 años de edad, y ser titular de un certificado médico de clase 1 válido. Además aprender inglés como mínimo nivel 4° de OACI, lo que es lo mismo que el Advanced oficial (C2) y hasta el nivel 6°, el nivel de una persona bilingüe.2
El programa de conocimientos teóricos comprenderá las siguientes materias:
  • Legislación aérea
  • Conocimiento general de las aeronaves
  • Performance y planificación de vuelo
  • Factores humanos
  • Meteorología
  • Navegación
  • Procedimientos operacionales
  • Principios de vuelo
  • Comunicaciones
Según el SEPLA (Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas), el incremento de las mujeres en la aviación civil en la última década ha sido notable.
«Hace 30 años la presencia era prácticamente inexistente», asegura el sindicato.
Los datos facilitados por éste precisan que, de los 5.000 pilotos que hay actualmente en la aviación comercial, 350 son mujeres.  3
Fuentes aeronáuticas detallaron que en las líneas aéreas que funcionan en Argentina sólo el uno por ciento del total de pilotos son mujeres: Aerolíneas Argentinas tiene once mujeres de un total de mil pilotos; Lan, tres de 300, y Andes, ninguna. En tanto, el rango de comandante sólo fue alcanzado por dos mujeres en Aerolíneas Argentinas y sólo por Maluff en Austral. Sin embargo, la tendencia apunta a que cada vez más mujeres se animan a aprender a volar.
A pesar de los avances en materia de igualdad de oportunidades entre ellas y ellos, pilotear continúa siendo una profesión predominantemente masculina. La línea internacional Air France está entre las que más apuestan a la empleada mujer. Cuenta con 300 pilotos mujeres, de un total de 4200 pilotos, y cada 8 de marzo conmemora la masacre de las trabajadoras norteamericanas con un vuelo tripulado sólo por mujeres. 4
Por su parte, Claudia Krauss, presidenta de la Agrupación de Mujeres Piloto de Chile Alas Andinas, sostiene que, aunque hubo mucha discriminación en contra de las mujeres en este campo, esta situación ha bajado considerablemente: “Si bien la actividad aeronáutica era una profesión o hobby donde sólo se esperaba que participaran principalmente hombres, ya se entiende que la actividad tiene relación más con las aptitudes y cualidades de una persona, que con el sexo”. 5

4 http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-195369-2012-06-01.html. Recuperada 27.10.15

viernes, 20 de noviembre de 2015

Las Mujeres de Obligado

El Día de la Soberanía Nacional se celebra anualmente el 20 de noviembre, en conmemoración a la Batalla de la Vuelta de Obligado, librada el 20 de noviembre de 1845. La Confederación Argentina se encontraba gobernada por Juan Manuel de Rosas, quien al mismo tiempo ejercía como gobernador de la provincia de Buenos Aires. Esta conmemoración fue propuesta, y aprobada por el Congreso de la Nación. Varios años más tarde, el 3 de noviembre de 2010, año del Bicentenario de Argentina, fue promovida a feriado nacional.[1]


La poderosa escuadra invasora intentaba obtener la libre navegación del río Paraná para auxiliar a Corrientes, provincia opositora al gobierno de Rosas. Esto permitiría que la sitiada Montevideo pudiera comerciar tanto con Paraguay como con las provincias del litoral. En defensa del territorio nacional estuvo a cargo el general Lucio N. Mansilla, quien tendió de costa a costa barcos “acorderados” sujetos por cadenas.
La escuadra anglofrancesa contaba con fuerzas muy superiores a las locales. A pesar de la heroica resistencia de Mansilla, la flota extranjera rompió las cadenas colocadas de costa a costa y se adentró en el Río Paraná. 

Sin embargo, debido a la heroica defensa del territorio argentino, en esta fecha se celebra el día de la soberanía nacional. Bajo  la Convención Arana-Southern, que selló la paz con Gran Bretaña, el gobierno de Su Majestad Británica reconoció “ser la navegación del Río Paraná una navegación interior de la Confederación Argentina y sujeta solamente a sus leyes y reglamentos; lo mismo que la del Río Uruguay en común con el Estado Oriental”.


Muchas mujeres  lucharon a la par de sus esposos, hijos y hermanos, para defender el territorio argentino.
Josefa Ruiz Moreno, Rudecinda Porcel, María Ruiz Moreno, Carolina Suárez, Francisca Navarro y Faustina Pereira, encabezadas por Petrona Simonino quien las representa en una placa ubicada en el sitio histórico, colocada  por el Círculo de Tradición Nacional el 20 de noviembre de 1935.

Se las conoció como Soldaderas, nombre que se les daba a las mujeres que seguían a los soldados.  Compartían su vida con los hombres, que en cada fortín de la llanura defendían las fronteras.  Los seguían donde hubiera batalla, con su carga de elementos de cocina, ollas y cafeteras que desbordaban del recado del caballo, que las llevaba de un lado a otro, siguiendo a su soldado.[2]

Petrona nació en San Nicolás allá por 1811, Petrona Simounin, hija de padre francés y madre nicoleña (Almada), para los lugareños la familia pronto paso a ser Simonino, debido a las dificultades para pronunciar su verdadero apellido. A los 21 años contrajo matrimonio con Juan de Dios Silva, con quien tuvo ochos hijos, vida que se vió interrumpida, cuando Lucio Mansilla, nombró a su esposo como Capitán de milicias de armas de artillería, ya que tenía buena reputación dentro del ejército federal.

Petrona no dudó y marchó junto a su marido en 1845 hacia Obligado, dejando sus hijos y su hogar. Cuando se desató la batalla el 20 de noviembre, se encargaba entre otros casos de primeros auxilios, vendajes, proveía agua fresca, entre otras cosas, auxiliando a los defensores de la Patria, sin importarle poder ser blanco del fuego enemigo.
Falleció a los 76 años en 1887. Y como tantas otras mujeres que protagonizaron diferentes hechos trascendentes de nuestra historia su nombre había quedado relegado en silencio. Recordarla, reivindicarla y conocerla es nuestro deber.[3]
Decía el Gral. Mansilla en un parte “... tuvieron que dejar aquel lugar, bajo un fuego abrasador, para alejar las carretas del parque, con crecido número de heridos y familias, en los cuales se distinguió por su valor varonil la esposa del Capitán Silva, doña Petrona Simonino”.

jueves, 12 de noviembre de 2015

NOCHE DE LOS MUSEOS GUARNICIÓN AÉREA CORDOBA

La Guarnición Aérea Córdoba abre sus puertas el viernes 13 de noviembre de 20:00 a 02:00 horas para presentar la Sala de Honor y Sala Malvinas de la Escuela de Aviación Militar, el Museo Universitario de Tecnología Aeroespacial, la Sala Malvinas y la Sala Histórica de la Escuela de Suboficiales de la Fuerza Aérea, como también la Iglesia Nuestra Señora de Loreto.
Se fletarán micros a partir de las 19:30 horas, donde pararán en el Paseo del Buen Pastor, Plaza San Martín y Guarnición Aérea Córdoba, en la Provincia de Córdoba. La entrada es libre y gratuita.
Los esperamos a todos…!!!
Fuente: 
Guarnición Aérea        Córdoba 

lunes, 19 de octubre de 2015

Por primera vez una mujer se convirtió en general

María Isabel Pansa (1961) es militar, licenciada en sistemas y psicóloga argentina que se convirtió en la primera mujer en ser propuesta por el Poder Ejecutivo para alcanzar en vida el grado de general del Ejército Argentino.[1]
A través del Decreto 2161/2015, se promovió al grado inmediato superior a la Coronel María Isabel PANSA (D.N.I. N° 14.774.130), con fecha 31 de diciembre de 2014. Esta promoción, surgió como consecuencia de eliminarse por decreto, la barrera que impedía a los efectivos del cuerpo auxiliar femenino del Ejército superar el grado de coronel.

El ascenso de Pansa tiene ribetes históricos, ya que hasta ahora sólo una mujer había alcanzado el grado de general del Ejército. Se trata de Juana Azurduy, quien recibió las palmas post mórtem y por decreto del Poder Ejecutivo. En su tiempo,  el prócer argentino Manuel Belgrano, había proclamado “generala del Ejército argentino” a la Virgen de la Merced.
La promoción fue aprobada por unanimidad y todas las bancadas destacaron la idoneidad de la militar para obtener el ascenso.

Pansa, de 54 años, es licenciada en Sistemas, por la Universidad de Belgrano, y hace tres años se graduó de psicóloga en la Universidad de la Marina Mercante. Es una de las tres edecanas de la Presidenta. Las otras dos son la capitán de navío Claudia Fenocchio (médica y odontóloga), por la Armada, y la comodoro Silvina Noemí Carrascosa, por la Fuerza Aérea. Las tres dependen del jefe de la Casa Militar, teniente coronel Agustín Marcelo Rodríguez, cuya misión es garantizar la seguridad de la Presidenta y sus familiares directos, así como de la Casa de Gobierno y la residencia de Olivos.
"Está perfectamente habilitada para ser generala. A sus méritos profesionales suma su calidad humana", dijo el teniente coronel Rodríguez, su superior en la Casa Militar, que tiene rango de secretario de Estado.

La edecana ingresó al cuerpo auxiliar femenino del Ejército en 1982, mientras el país atravesaba la Guerra de Malvinas, al realizar el curso de formación que se exige para ingresar al escalafón profesional y que en ese momento duraba tres meses (hoy se extiende a seis). En diciembre de 2007 fue designada edecana de la Casa Rosada.

En general, los profesionales que se suman a las Fuerzas Armadas son médicos, odontólogos, abogados, ingenieros, contadores y licenciados en Sistemas y en Comunicación. "Las vacantes para acceder al generalato son limitadas. Habitualmente asciende uno por especialidad en cada fuerza y no en todas las especialidades". Por ejemplo: un médico puede llegar a conducir la Dirección General de Sanidad y un abogado puede llegar a ser director general de Asuntos Jurídicos.

En el caso de la coronel y licenciada Pansa, algunos consideran poco probable que una vez finalizada su función como edecana pueda ser destinada a un cargo de conducción en una unidad del Ejército.[2]


martes, 13 de octubre de 2015

Martín Gil: meteorólogo y astrónomo

Martín Gil, además de haber sido un prolífico escritor, fue uno de los principales meteorólogos argentinos de la primera mitad del siglo XX. (1868-1955)

telescopio de Martín Gil
(Caras y Caretas 1914)
Desde muy temprana edad profesó un interés sobre la astronomía y la meteorología, siendo en relación a estas ciencias un completo autodidacta en cuanto a las observaciones e investigaciones que realizaba. Sin embargo, también cursó estudios de abogacía en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires.

De regreso a Córdoba, después de completar sus estudios universitarios, se desempeñó como Ministro de Obras Públicas de la provincia, entre 1913 y 1916, y como diputado provincial.

Su excelente relación con la prensa llevó a que tanto en Córdoba como en Buenos Aires, fuera a quien se consultaba por cuestiones astronómicas o meteorológicas, aún antes que al propio Observatorio Nacional Argentino (ONA) o la Oficina Meteorológica Argentina (OMA). Como ejemplo de esto, pueden señalarse varios artículos publicados en “Los Principios” de Córdoba, entre los cuales el más significativo es el del 25 de junio de 1923, titulado “Don Martín Gil nos habla del incendio observado en el cielo”, oportunidad en la que se lo consulta sobre una noticia con origen en el Observatorio de La Plata, referido a la aparición de una nova, mostrando claramente que éste era el referente y no el Observatorio local. Sus artículos eran leídos y valorados en gran parte del país.
En 1924, fue elegido Senador provincial, y entre 1926 y hasta 1930, se desempeñó como diputado nacional por Córdoba.

Luego, fue profesor en el Colegio Nacional de Buenos Aires y estuvo a cargo de la dirección del Servicio Nacional de Meteorología. En esta tarea, desarrolló una labor de divulgación astronómica que fue una de las más importantes de su época.[1]

Martín Gil instaló en su vivienda ubicada en Av. Argentina 104 un pequeño observatorio, con una cúpula giratoria que daba cobijo a un refractor Zeiss con objetivo triplete de 180 milímetros de diámetro y 2.540 mm de distancia focal. Contaba con montura ecuatorial y sistema de seguimiento – controlado por un regulador de fuerza centrífuga –, además de diversos accesorios: helioscopio de un prisma, espectroscopio estelar, así como varios filtros[5]. Se trataba de un telescopio muy considerable para la época.

Telescopio de M. Gil en el San Miguel,
Buenos Aires (Gentileza EnDiAs
)
Aunque no hay referencias, seguramente contaba con algunos instrumentos meteorológicos.

Director de la Oficina Meteorológica Argentina
En abril de 1913 aparece en la prensa local[10] la noticia de que el diputado Gerónimo del Barco – compañero de partido de Gil –, presentaría en el Congreso un proyecto de ley[11] solicitando la creación de un Observatorio de Heliofísica y Física Cósmica. El diputado argumenta que los estudios que realiza el meteorólogo cordobés merecían la atención del Congreso. Esta iniciativa, propiciada por Martín Gil en 1912[12], no prosperó.

Posteriormente en 1929, siendo Diputado, el mismo M. Gil presenta un nuevo proyecto de Ley para la “Creación de un instituto de física solar” que tampoco llega a concretarse[13].
La formación de un observatorio que, a diferencia de los existentes hasta ese momento, se dedicaría al estudio de la física solar y cósmica y su influencia sobre la Tierra, recién ocurre en 1938, al inaugurarse el Observatorio de Física Cósmica de San Miguel.
En 1928 Gil presenta un proyecto de ley para la creación de una Dirección de Meteorología e Hidrometría[17].
Observatorio casa Martín Gil
Observatorio casa Martín Gil
Finalmente, en 1930  ocupa la dirección de la OMA[18] – reemplazando al meteorólogo Roberto C. Mossman –, puesto que mantuvo  hasta 1932.[2]



[2]  Paolantonio, S. (2009) Martín Gil un divulgador de la astronomía. Disponible enhttps://historiadelaastronomia.wordpress.com/documentos/martin-gil/.Recuperado 28.09.15. Notas mencionadas en el mismo: 
[5] ← “Con Martín Gil”, Caras y Caretas, 4, 1914.
[10] ← “Observatorio de Heliofísica, una iniciativa de Martín Gil”, La Voz del Interior, 12/04/1913.
[11] ← Cámara de Diputados de la Nación, Proyecto de Ley, expediente N° 128 de 1914, archivado 31/5/1915. Recuperado enero 2008, dehttp://www.diputados.gov.ar/.
[13] ← Cámara de Diputados de la Nación, Proyecto de Ley, expediente N° 686 de 1929, archivado 20/9/1930. Recuperado enero 2008, dehttp://www.diputados.gov.ar/.
[17] ← Creación de una Dirección de Meteorología e Hidrometría. Incluido en el Presupuesto para 1929”, expediente 433 de 1928, archivado el 02/08/1929. Además de varios pedidos de licencia por salud, fue coautor de un proyecto de ley para otorgar “Subsidio de pesos 100.000, para la construcción de la casa de la química como homenaje a Marcelino Berthelot” (Exp. 587/1927) y de otro por la “Construcción de dos puentes de hormigón, en Calamuchita, córdoba” (Exp. 479/1929).
[18] ← Servicio Meteorológico Nacional, Ministerio de Defensa, Secretaría de Planeamiento. Recuperado octubre 2009, de http://www.smn.gov.ar/?mod=htms&id=3.

domingo, 4 de octubre de 2015

Más de 110 bases meteorológicas

El Servicio Meteorológico Nacional de Argentina, según la Ley N°12.945/45-Decreto 1678/73, es la institución encargada de dirigir la actividad meteorológica nacional y el desarrollo de las actividades hidrometeorológicas y geofísicas afines; entender en la prestación de los servicios públicos correspondientes de inspección, pronóstico y asesoramiento; actuar técnicamente ante organismos internacionales y extranjeros relacionados con la atmósfera y el aero espacio, realizar la actividad meteorológica en coordinación con el Ministerio de Economía a fin de concurrir a la seguridad, la defensa y el desarrollo socio-económico de la Nación.[1]

El 4 de octubre de 1872, el Honorable Congreso de la Nación votó la Ley N° 559, por la cual se creó la Oficina Meteorológica Argentina (OMA), predecesora del actual Servicio Meteorológico Nacional (SMN).


El Servicio Meteorológico Nacional posee más de 110 bases meteorológicas actuales, dentro de la ciudad de Buenos Aires, las 23 provincias argentinas, y en la Antártida Argentina. Posee un Convenio de Cooperación por lo cual las "Estaciones climatológicas" del INTA están conectadas con el SMN; otro convenio es acerca del servicio de captura, análisis y archivo de los radares meteorológicos de Pergamino, Anguil, y Oro Verde (Paraná) propiedad del INTA. Mientras el propio SMN posee el radar meteo doppler del Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini, en Ezeiza.

En las instalaciones de la Base MARAMBIO desarrolla su actividad el Centro Meteorológico Antártico Marambio, que funciona como cabecera de la Comunidad Meteorológica Antártica Internacional, cumpliendo el plan de actividad científica de la Dirección Nacional del Antártico, dependiente del Instituto Antártico Argentino.

Con más de tres décadas de funcionamiento ininterrumpido, la Base Marambio está en condiciones de brindar su apoyo y experiencia a toda la comunidad internacional.
Aunque de la primitiva Base quedan algunos edificios históricos, actualmente, Marambio es la base más grande que la República Argentina posee en la Antártida. De indiscutible valor estratégico para las tareas científicas que allí se desarrollan, permite no sólo el abastecimiento logístico propio sino el de otras bases nacionales y extranjeras, la distribución de personal y correo entre ellas y el continente, la evacuación aeromédica y el desarrollo de tareas de búsqueda y salvamento.[2]

Otra oficina concentra la observación de altura, con radio-sondeos y ozono-sondeos, que registran cómo está la atmósfera sobre Marambio, el viento, la temperatura y concentración de ozono. Esos datos son volcados en informes sinópticos y meteorológicos y transmitidos también al SMN para su difusión internacional.

La estación presta servicios al resto de las bases permanentes y temporarias. En las permanentes hay dos observadores meteorológicos (son la Belgrano 2, la Orcadas, la San Martín, la Carlini-Jubany y Esperanza).

Todo el trabajo de las bases antárticas, programarlos y realizarlos, depende de las evaluaciones de sus meteorólogos. “Uno emite el parte diario para la base a las 8 de la mañana y eso define si se puede salir a trabajar, por vientos y temperaturas que combinados pueden provocar hasta el congelamiento”.


Noemí Troche
“En temporales, cuando aumenta repentinamente el viento y, por la nieve suelta, se genera ventisca la visibilidad se reduce a cero. 
El zumbido del viento te termina mareando y quitando orientación. Hubo quienes se han perdido cruzando de una instalación a otra. 
El propio observador meteorológico, cuando va a recoger los datos, tiene que ir acompañado de otra persona para evitar riesgos”.

El meteorólogo es una referencia central que anticipa a todos qué pueden hacer y qué no en el exterior de la base. Las temperaturas pueden llegar a -30°C y aun así hay tareas para realizar y la gente tiene que salir. Si le sumás el viento, llega a los -40 o -45°C.

La proporción de mujeres en Marambio es hoy de una cada diez integrantes permanentes, como la auxiliar de pronóstico Fernanda Díaz. [3]

“Pero la base es como una casa, siempre hay algo para reparar en el exterior”. El meteorólogo es como un periodista que siempre tiene la noticia más importante: cómo está el tiempo y cómo va a estar. Y ahora también las mujeres tienen esa palabra: palabra de meteorólogas.[4]






[3] Noemí Troche fue la primera mujer, en ser la Jefa del Centro Meteorológico Antártico Marambio, responsable de emitir los pronósticos meteorológicos para la Península Antártica, desde la base argentina Marambio. Llegó en 2005: Esta meteoróloga de Tandil encarna una profesión sin cuyas sugerencias nadie, incluyendo investigadores científicos del clima, puede empezar la jornada en las bases antárticas. De su evaluación depende la salud del cordón umbilical de la Península Antártica con el continente: los vuelos de los Hércules C-130.

miércoles, 26 de agosto de 2015

Navegadores Militares para la FAA

La función del  navegad@r en una aeronave, implica, entre otras tareas: la verificación de  la navegación aérea y la ruta de vuelo seguida. 

Para su tarea, se basan en la determinación de la posición del aparato, ya sea de forma visual o mediante la determinación de la trayectoria.


Esto es posible gracias a los conocimientos de la ruta seguida, el tiempo transcurrido y la velocidad de desplazamiento.

Los navegadores se sirven asimismo de las llamadas ayudas a la navegación de tipo: radioeléctrico, de radar y sistemas electrónicos automáticos.

Además, son los responsables de asesorar al comandante en la toma de decisiones en cuanto a la misión o tarea a cumplimentar.

El Curso para Navegadores,  abarca tres áreas:

1º) Instrucción Teórica:
Consiste en clases teóricas que se imparten en el aula.

2º) Instrucción Práctica en tierra:
Consiste en ejercicios de navegación, llevando a la práctica en vuelos simulados los conocimientos adquiridos en la Instrucción Teórica.

3º) Instrucción Practica en Vuelo:
Consiste en la aplicación en vuelo de los conocimientos adquiridos en las dos áreas anteriores, para las prácticas en vuelo el material aéreo a emplear son los aviones HERCULES C - 130.[1]


La  primera mujer navegadora de la Fuerza Aérea Argentina, fue: Alférez Da. Silvina Andrea NAVARRO, quién egresó de la E.A.M, en noviembre de 2007, siendo, a la fecha del presente artículo: Primer Teniente.

El curso de CNM en el que, la misma  se capacitó, integraba  la promoción XXVII, y sus alumnos fueron:

Alférez D. Marcelo Enrique ALBA FEHRMANN
Alférez D. Gerardo Daniel BARBERAN
Alférez Da. Silvina Andrea NAVARRO
Alférez D. Matías Marcelo LUNA

Habiendo culminado satisfactoriamente el mismo en el año 2009,  recibieron el brevet correspondiente.

En EE.UU., desde septiembre de 2004 los navegadores empezaron a formarse con una nueva denominación, son los Oficiales de Sistemas de Combate (CSO).
En el Reino Unido, desde abril de 2003, los navegadores y oficiales de guerra electrónica son los nuevos Oficiales de Sistemas de Armas (WSO).
En 2006, Canadá y Francia reformaban la formación de estos oficiales por haberse quedado obsoleta y, concretamente en Canadá, desde 2009 son los Oficiales de Sistemas de Combate Aéreos (ACSO).

En líneas generales, la formación del nuevo Navegador Oficial de Sistemas aúna lo mejor de las tres categorías del antiguo navegador, y desarrolla un nuevo oficial táctico especializado en los sistemas del avión, que posee una alta capacidad para el empleo de sistemas avanzados de navegación y de comunicaciones, la gestión y empleo de los sistemas de armas, así como también la gestión y desarrollo de la Guerra Electrónica.[2]

miércoles, 19 de agosto de 2015

Es nuestro: el PUCARÁ……


El FMA IA-58 Pucará (en quechua, ‘fortaleza’) es un bimotor turbohélice de diseño y construcción argentina (designación Fábrica Militar de Aviones), que voló por primera vez el 20 de agosto de 1969.

Está diseñado para operar en pequeñas, y no necesariamente preparadas  pistas de tierra, en posiciones de combate adelantadas.[1]
El Pucará  resulta muy eficaz para trabar combate contra helicópteros, cuando éstos carecen de cobertura aérea, aunque no está capacitado para luchar contra aeronaves a reacción.
El nombre Pucará está relacionado con la gran cantidad de armamento que puede cargar, entre las ametralladoras, cañones y las tres fijaciones para armamento externo (2 bajo las alas y 1 bajo el fuselaje).
Su tren de aterrizaje permite operación normal aún en pistas de tierra. Prueba de ello fue la actividad del Pucará en Malvinas desde las tres bases aéreas, dos de ellas con pista de tierra (Bases Cóndor y Calderón)[2]
Durante el conflicto desempeñaron misiones de exploración, apoyo cercano a las tropas que combatían en Darwin, escolta armada de helicópteros, exploración marítima y ataque a posiciones de artillería en apoyo a tropas del Ejército, además de haber logrado el único derribo aire-aire de la FAA de la guerra, al dar cuenta de un helicóptero Scout.[3]
Cabe preguntarse como un avión a hélice para el combate actual puede durar tanto como concepto y que además se invierta en su modernización. La respuesta está en que la principal fuerza aérea del mundo y otras más están regresando al concepto del apoyo cercano a las tropas con aviones a turbohélice.
La USAF ha lanzado el concurso LAS (Light Air Support) que se trata de una competencia por suministrar una aeronave de ataque ligero a las fuerzas armadas de Estados Unidos y los tres concursantes son aeronaves a turbohélice, ex entrenadores transformados en aviones de ataque ligero . Se comenta que la propia Boeing antes de decidirse por patrocinar al Bronco, estuvo de visita en FAdeA mirando el Pucará a fin de rastrear la posibilidad de volver a fabricarlo.
En la década del setenta, Uruguay analizó la necesidad de modernizar su material de combate. Casi obvia, fue  la selección del FMA IA-58A Pucará, debido al nivel de compromiso que existía entre los gobiernos de Argentina y Uruguay, además de contar con una buena financiación y la posibilidad de contar con los aparatos de manera casi inmediata.
El 12 de noviembre de 1980 se firma el contrato de compra, el cual incluían seis aviones (con opción a dos más), entrenamiento, repuestos, mantenimiento inicial y armamento lanzable. Siendo el destino de estos aparatos el Grupo de Aviación N° 1 con asiento en Durazno.


Una distinción que tienen los Pucara de las FAU es la de contar con personal femenino dentro de los pilotos que lo vuelan, siendo Carolina Arévalo la primer mujer en tener el mando de un IA-58.[4]
Carolina Arévalo, de 22 años, emprendió su vuelo de “bautismo” en un I-A 58 Pucará. [5]
Junto a otra joven uruguaya,  se convirtieron en las primeras mujeres piloto de combate de América Latina, tras egresar de la Escuela Militar de Aeronáutica (EMA) en el año 2000 y luego de pasar dos años recibiendo instrucción en esa especialidad.[i] Ellas son;Carolina Arévalo y  María Eugenia Etcheverry.
Compartimos con orgullo que el vuelo de bautismo de Carolina, haya sido con un avión de fabricación argentina!



[i] Las fotografías son de la revista "Galería"; 20 junio 2002 .
En la fotografía aparecen la Alférez (Aviador) Carolina Arévalo (n. 1980; foto principal) y la Alférez (Aviador) María Eugenia Etcheverry (n. 1976; detalle), las dos primeras mujeres egresadas de la Escuela Militar de Aeronáutica en diciembre del año 2000 (ingresaron en 1998). 


jueves, 30 de julio de 2015

Un día como éste pero de 1912....

Un día como éste: 10 de agosto,  pero de 1912 el presidente de la República Argentina, Dr. Roque Sáenz Peña crea mediante un decreto la Escuela de Aviación Militar.
Esta escuela surgió de la iniciativa de los primeros aficionados argentinos. Entre ellos, un joven aviador civil llamado Jorge Newbery, fue quien se ofreció para adiestrar a los oficiales y mediante una colecta compró los primeros aparatos militares.
En realidad la aviación en nuestro país surgió como un deporte que practicaban unos pocos que querían cruzar el Río de la Plata o la Cordillera de los Andes en globo o en avión.
En 1954 se estableció esta fecha como “Día de la Fuerza Aérea Argentina”, reconociéndose a la Escuela de Aviación Militar (ubicada en El Palomar, Provincia de Buenos Aires) como la primera unidad aérea militar de nuestro país.
Hechos que contribuyeron a la creación de la Escuela de Aviación Militar, que fue el origen de la Fuerza Aérea Argentina
  • 1845: el primer aeronauta conocido de Latinoamérica, el argentino José María Flores asciende en globo en países de la costa del Pacífico.
    http://mx.tuhistory.com/
  • 1854: El Dr. Guillermo Rawson realiza estudios científicos del vuelo de los cóndores y de las aves, como aplicación a resolver la imposibilidad de la navegación aérea.
  • 1864: El 24 de junio se concretó la primera ascensión aerostática en el país, sobre la actual Plaza de Mayo. La logró el ciudadano norteamericano Gibbons Wells.
  • 1866: Se emplea un globo con objetivos militares durante la Guerra de la Triple Alianza contra el Paraguay.
  • 1887: El 18 de septiembre, concretando la primera ascensión aerostática que une a dos naciones sudamericanas, el español Esteban Martínez cruza el río Uruguay entre Salto (Uruguay) y Concordia (Argentina), en un globo de aire caliente.
  • 1894: Se publica la primera novela de ciencia-ficción aérea, titulada "La Luna habitada, el futuro del hombre". Autor: el argentino Damián Menéndez.


1907: El origen de la Aeronáutica Argentina es la hazaña que llevan a cabo Aarón de Anchorena y Jorge Newbery, a bordo del globo “Pampero” uniendo el actual Campo de Polo de Buenos Aires con el departamento uruguayo de Colonia, sobrevolando el Río de la Plata.


1908: el 13 de enero se funda el Aero Club Argentino, uno de los primeros del mundo y cuna indiscutida de las aviaciones civil y militar del país.



  • Por esa época, en los países más evolucionados del hemisferio norte se comienza a experimentar el vuelo mecánico.
  • El 17 de diciembre de 1903, los hermanos estadounidenses Wilbur y Orville Wright lograron la gloria de haber realizado el primer vuelo mecánico del mundo.
  • 1910: llegan a nuestro país reconocidos aviadores extranjeros. El 30 de enero el italiano Ricardo Ponzelli concretó el primer vuelo argentino. Esta experiencia tuvo una gran aceptación en nuestro pueblo. El 23 de marzo se inaugura el primer aeródromo en Villa Lugano, que era uno de los objetivos del Aero Club Argentino.
Profesores y alumnos del Primer Curso de la Esc.Militar de Aviación, en El Palomar
  • 1912: el 10 de agosto se crea la Escuela de Aviación Militar, origen de la Fuerza Aérea Argentina.1
  • Una mención especial merecen, aquellas mujeres que se animaron también,  a la riegosa actividad del vuelo! Recordaremos, en ésta nota a Carola Lorenzini (en verdad, Carolina Elena Lorenzini) quién obtuvo en 1933 su carnet de piloto de Aviador Civil.


En 1935 batió el record de altura (más de 5300 metros, sin oxígeno auxiliar). 
En 1940 unió en un raid aeronáutico las (entonces) catorce provincias argentinas. 
Famosa por su destreza para el looping invertido –una acrobacia extrema a la que sólo se le animaba otro aviador, su maestro Santiago Germanó– Lorenzini abrió caminos para todas las mujeres que aspiraban al vértigo y a la altura. 

Dos de sus sucesoras inmediatas fueron María Angélica Medina (10 mil horas de vuelo) y Luisa Quiroga (45 años de experiencia como piloto), ambas miembros activos de la Organización Femenina de Aeronavegantes (Orfea).

Hubo otras intrépidas mujeres que se recibieron de aviadoras en su época. Con el paso del tiempo, se dedicaron de lleno a sus familias. 
Carolina, y Santiago Germanó eran los únicos dos que hacían un tipo de looping de riesgo. Germanó llegaba a rematar la acrobacia levantando un sombrero o un pañuelo del suelo. 

Carola, quiso ser piloto comercial y hacer acrobacias, y eso fue muy importante para aquellas mujeres que decidieron seguir sus pasos. 

A todos aquellos hombres y mujeres que con su pasión por el vuelo, promovieron y afianzaron el surgimiento de Nuestra Institución, expresamos nuestra admiración y respeto.